Cualquiera diría que el partido de ayer hubiera sido un encuentro de play-off de ascenso, pero lo cierto es que se trató de la tercera de jornada de liga en Segunda B.

Castalia “se puso guapa” para recibir al filial groguet e, incluso, centenares de orelluts esperaron al nuevo ‘1922’ a su llegada a la Calle Huesca. Era un partido especial para los albinegros y el feudo albinegro registró una entrada y un ambiente de play-off.

Más de 13.000 personas asistieron al encuentro, colgando el cartel de “Sold out” en todas las zonas salvo Tribuna. La afluencia fue tal que este partido fue el tercero con más afluencia de público de todas las categorías de bronce en Europa, solo por detrás del Sunderland y Portsmouth, datos facilitados por Deportes y Finanzas.

A la salida de los jugadores al césped, ambos fondos sacaron a relucir dos tifos que reflejaban “Una provincia, un escut” y “Orgullo de la provincia” junto al escudo del CD Castellón. Por si fuera poco, todos los Centuriones de la Preferencia participaron en un mosaico con franjas albinegras y dieron un colorido espectacular al Estadio Municipal de Castalia.

Durante todo el encuentro, la afición albinegra llevó en volandas al equipo, especialmente en los momentos más críticos del encuentro cuando el Villarreal B se adelantó en el marcador a los cuatro minutos de partido y cuando, en la segunda parte, el equipo orellut se quedó en inferioridad numérica tras la expulsión de Eneko Satrústegui.  Además, durante el último cuarto de hora, “Castellón, mi fiel amigo” retumbó por todos los rincones del estadio, demostrando una vez más que esta afición no tiene límites.

¡GRACIAS AFICIÓN!