Desde el Consejo de Administración del Club queremos dar las gracias a todos los aficionados que ayer conseguisteis que a los que formamos parte de este proyecto se nos parara el reloj en el minuto 19.22 del partido.

A esa hora a todos se nos puso la piel de gallina, a esa hora a todos nos palpitó el corazón. Fue la hora en la que Castalia se levantó para aplaudir que por fin, tras doce largos años, el C.D. Castellón vuelve a manos de gente de Castellón.

Gracias por la iniciativa, gracias a los que la pensaron y a los que la secundaron. Lo que ayer vivimos es una de esas cosas que no se olvidan, que nos va a quedar marcada a fuego de por vida y que nos servirá para tener presente que hay que seguir trabajando con dedicación y esfuerzo.

Ese trabajo y esfuerzo será nuestro legado para que vosotros, la afición, tengáis muchos motivos para que una y mil veces en el minuto 19.22 se nos vuelva a parar el reloj a todos.

PPO