El CD Castellón comunica que ha llegado a un acuerdo con el jugador Arturo Navarro para unirse a la disciplina del CD Castellón la temporada 2017-18.

Arturo Navarro García (Castellón de la Plana, 14 de marzo de 1989) es un defensa central con experiencia en equipos destacados de Segunda B y Tercera. Formado en las canteras del CD Roda, CD Castellón y Valencia CF, el nuevo central albinegro destacó desde bien pronto en el Valencia Mestalla y comenzó a ser un rostro habitual en los entrenamientos y pretemporadas del primer equipo valencianista. Llegó a debutar con el primer equipo en un encuentro de Copa del Rey en Mestalla frente al Portugalete.

De 1’83 metros de altura y 75 kilos de peso, Arturo también cuenta con una amplia experiencia en Segunda División en equipos como Ontinyent, Osasuna B o Guijuelo. En la campaña 2013-14, el castellonense puso rumbo a la India para enrolarse en las filas del Sporting Club de Goa de Primera División, donde se convirtió en uno de los futbolistas más destacados de la categoría.

Tras su vuelta a España, ha jugado las últimas campañas en el Arroyo, en la Arandina, en el CD Castellón y en el Atlético Saguntino, equipo del que procede y en el que consiguió ganar la última edición de la Copa RFEF. Pese a actuar como central diestro, Arturo Navarro también puede jugar como lateral derecho o centrocampista defensivo.

Arturo no es un desconocido para la grada de Castalia. Tras pasar por la cantera albinegra, el defensa regresó al conjunto albinegro en enero de 2016 procedente de la Arandina, para ponerse a las órdenes del entonces técnico Kiko Ramírez. Arturo jugó un papel decisivo en los play-off de ascenso anotando el primer gol de la promoción ante el Peña Deportiva. Sus buenas actuaciones hicieron que el castellonense renovara por el equipo ‘orellut’, ya dirigido por Frank Castelló, pero al poco de arrancar la temporada el Club le dio la baja y finalizó la campaña en el Atlético Saguntino de Segunda División B.

Ahora, Arturo Navarro regresa al equipo de su ciudad, de su tierra y de su corazón para ser un centurión más para terminar la misión que empezó y conseguir el ascenso a Segunda División B. ¡Bienvenido a casa, Arturo!